VISIÓN ETERNA

Quién es nuestro Señor.

Cada una de las decisiones que tomamos en la vida nos muestra quién es nuestro Señor. A quién le dedicamos más tiempo. Quién nos gobierna.

En Mateo 19:18-19 leemos. «Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo.» Mateo 19:18-19

Un hombre con una mente dividida. Con un cargo importante en la sinagoga. Riquezas que no estaba dispuesto a sacrificar. Buscando servir a Dios por un lado. Por el otro a las riquezas. Ganar el cielo con obras. Comprar la salvación.

Traducido del griego. Sirviendo a dos Señores se odia a uno y se siente devoción por el otro. Mateo 6:24 «Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o apreciará a uno y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir a Dios y a las riquezas.»

Este es el único versículo de la Biblia en el cual Jesús llama Kurios (Señor) a Dios y a las riquezas. Riquezas es un nombre propio. Mammón, el dios de las riquezas.

Nuestro Señor confrontó a este hombre. Uso algunos de los mandamientos. Dio la oportunidad de que reflexione acerca de su propia miseria y se arrepienta.

Lo paro frente a una decisión. Elegir a quien servir. ¿A quién servimos?. Quien entiende la prosperidad económica no ostenta. Vive austeramente. Se ocupa de colaborar con la propagación del evangelio y la obra de Dios. No vive para sí.

El mandamiento más importante es que reconozcamos a YeHoVah como único y suficiente en nuestra vida. Esta decisión viene acompañada de poner nuestro foco en vivir con una conducta de acuerdo a lo que Él es y quién es para nosotros.

Yeshúa el Mesías es el Rey de Reyes y Señor de señores. Sola a Él debemos servir.

Todos estamos parados frente a una decisión. Amar a Dios o al mundo y lo que hay en el.

Recordemos siempre que no podemos servir a los dos. Este es un tiempo de decisiones. La alternativa es una. Nos toca decidir. «Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.», Deuteronomio 6:4

Salir de la versión móvil