Sabiduría y sabiduría

Sabiduria y sabiduria

Los textos originales de La Biblia ya sea en hebreo o en griego esconden secretos que solo aquellos, decididos a dejarse guiar por el Espíritu Santo y profundizar, llegan a conocer. La Sabiduría y sabiduría es uno de ellos y queremos que lo conozcas.

El rey Salomon. Famoso por su gran sabiduría. Supo gobernar al pueblo de Dios durante muchos años. Fue un gran administrador. Edifico el templo de Dios e hizo muchas obras. Era conocido por su gran sabiduría. Escribió los proverbios que son la constitución del Reino de Dios y el libro de Eclesiastes. Su padre fue el rey David. El hombre con el corazón conforme al De Dios. No le supo transmitir como tener la misma relación con Dios que él tenía. La obediencia. Su consagración total y su capacidad de arrepentimiento. David libro batallas, grandes guerras y se baño en sangre. Logro la paz y dejo un sucesor que llevaba en sus genes a los gigantes no vencidos por él. La lujuria y lascivia.

Salomon fue un hombre sujeto a pasiones desordenadas como relata La Palabra en 1 de Reyes capítulo 11. (Te invito a que lo leas). Su sabiduría hizo de Israel una nación grande y admirada por el resto del mundo. Sin embargo no lo ayudo a hacer lo recto ante los ojos de YeHoVah. Si, Salomon era sabio pero eso no alcanzó. En el antiguo o primer pacto esta la sabiduría y la sabiduría. Sí, es un juego de palabras. Pero aquí está la explicación.

2 Crónicas 1:11 Y dijo Dios a Salomón: Por cuanto esto fue en tu corazón, que no pediste riquezas, ni posesiones, ni gloria, ni la vida de tus enemigos, ni pediste muchos días, sino que has pedido para ti sabiduría (chokmah) y entendimiento (madda) para gobernar a mi pueblo, sobre el cual te he puesto por rey,

La primera es de carácter administrativo. Es la que se pide para poder gobernar y administrar. Es la que pidió Salomon ante la agobiante tarea de gobernar al Pueblo de Dios. Pero se centra en el trabajo, en las finanzas. Es en la cual caen muchos sumando actividades y planes para manejar la Iglesia, captar las almas, crecer en forma numérica. Pero terminamos creyendo que lo que hacemos está bien y es lo que debemos para que Dios este contento y nosotros en orden con Él.

Oseas 4:6 Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento (daath- conocimiento de Dios en el sentido más alto incluyendo la obediencia). Porque tú desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

La segunda, daath, pertenece al Reino de Dios. Es la sabiduría con la cual Jesús agrado al Padre Celestial y esta se centra en la obediencia. Es preferible enfocarse en la obediencia a nuestro Padre Celestial que en los planes que tenemos como institución o de forma personal.

2 Crónicas 9:3-4 Y viendo la reina de Sabá la sabiduría de Salomón, y la casa que había edificado, y las viandas de su mesa, las habitaciones de sus oficiales, el estado de sus criados y los vestidos de ellos, sus maestresalas y sus vestidos, y la escalinata por donde subía a la casa de Jehová, se quedó asombrada.

Cuando enfocamos nuestra vida al crecimiento personal o de la iglesia pero no a tener sabiduría para obedecer. Comienzan a brillar nuestras apariencias y probablemente muchos se acercan a nosotros para conocer esas maravillas, Pero no se acercan a conocer nuestro corazón. Salomon brillaba por fuera. Era un sepulcro blanqueado pero su corazón estaba alejado de Dios.

Por esa cojera espiritual transmitimos mal lo que aprendimos de forma incorrecta. La palabra de un líder cristiano no es santa. La Palabra de Dios sí lo es. Por eso te animo a que estudies y leas la palabra con profundidad.

Pido a nuestro Padre Celestial que nos otorgue esa sabiduría para obedecerlo y que seamos conocidos por nuestro corazón entregado a Él y no por lo que tenemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *