Los dos tipos de fe

Los dos tipos de fe

Los dos tipos de fe que describe Yeshúa el Mesías son para animarnos durante nuestra vida cristiana. Nos da una visión distinta de la que solemos tener.

La Biblia fue traducida del griego y el hebreo. En varias ocasiones la traducción no es fiel al significado real de algunas Palabras. Sin embargo el Padre Celestial mueve nuestro corazón a profundizar.

Mateo 17:20 «Y El les dijo: Por vuestra poca fe; porque en verdad os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: «Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

En este pasaje de La Biblia Jesús usa dos Palabras diferentes en el idioma griego para referirse a la fe. Cuando dice Poca Fe (En realidad usa la Palabra Oligopistos que se refiere a fallar al escuchar la voz de Dios, no tener confianza en lo que Él dice o simplemente no tener interés.

oligópistos que esta formado por olígos, «pequeño en número, poco en cantidad» y pístis, «fe») hay pocas aplicaciones de esta palabra relacionada con la fe – oligópistos se aplica cinco veces en el nuevo testamento y en cada una se aplica cuando Jesús reprende el problema de fallar al escuchar Su voz.

Otro pasaje donde encontramos este ejemplo: «Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.» Mateo 8:26

En la Palabra Fe que usa para describirla como un grano de Mostaza es la Palabra Pistis. Se refiere a la Fe que no puede nacer por voluntad humana. Hay una estrecha relación entre la oración en el Espíritu y la fe. Pistis depende exclusivamente de Dios pero Oligopistos depende de nuestro nivel de comunión y disposición a ser guiados por el Espíritu Santo.


En otras palabras, la traducción sería. Si lo que declaran con su boca, es lo nacido por la voluntad, es decir, la Palabra que sale de la boca del Padre, cualquier cosa es posible pero ustedes fallan al escuchar la voz de Dios.

Cuando entendemos la manera en que Jesús nos habla realmente en algunos pasajes conocemos el amor y la misericordia con los que Jesús enseñaba a sus discípulos y nos enseña a nosotros. Pidamos al Espíritu Santo que nos muestre su verdad y aquello que esta sembrando en éste tiempo en nuestra vida abriendo nuestros oídos y entendimiento para conocer du voluntad y sus planes perfectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *