Regreso al primer amor y Pecado original

Pecado original y regreso al primer amor

Siempre estoy siendo motivado por El Señor a buscar la verdad. Esa verdad siempre desafía a la impuesta por las tradiciones y en este último tiempo venia en forma constante a mi mente el pecado original y regreso al primer amor.

Comenzó en mí la inquietud con la pregunta ¿Qué es el pecado original?. ¿Se trataba de un fruto o este representaba una visión?. Sin dudas que fue algo que afecto la genética del ser humano pero, ¿De que se trato?

Quisiera que por un momento dejemos del lado el romanticismo que plantean algunos aspectos tradicionales acerca del pecado original y también lo que representa el regreso al primer amor. Muchas veces se expresa en la predicación de estos temas y nos vamos a enfocar más allá de las formas conocidas para ingresar en lo que para Dios son el pecado original y regreso al primer amor.

Una breve historia del principio.Hagamos un viaje al Génesis y nos detenemos en el huerto del Edén. Un lugar que seguramente tenía bellezas inimaginables para nuestra mente. Si quisiéramos expresarlo no encontraríamos palabras para hacerlo. Lo más destacable e importante es que la presencia del único Dios verdadero estaba allí presente.

El huerto del Edén representa un tipo del Reino de Dios en la tierra, el lugar de provisión, comunión y presencia constante de Dios con su creación.

Dios crea la tierra de la nada y luego de esa creación forma al hombre del polvo y lo pone dentro del huerto para que lo trabaje y lo proteja. El plan de Dios desde el principio fue el de tener una relación armoniosa y de orden con su creación. Deseaba que el hombre aprenda a cuidar y ser responsable de aquella tarea que nuestro Padre Celestial le encomendaba.El ser humano estaba en contacto con la eternidad. No conocía el concepto de dolor, vergüenza, miedo, temor, violencia, etc.

Adán ya tenía un tiempo sosteniendo una relación con nuestro Padre Celestial. Conocía lo que era el respeto y reverencia ante el Señor. La trinidad se paseaba por el jardín del Edén y mantenía una relación cercana con su creación.

De acuerdo con lo que dice la escritura en Génesis, se entiende que Adán, descuido el huerto y le permitió el acceso a la serpiente, dejando que comenzará a corromper la mente, el intelecto y las emociones de Eva. La pregunta que la serpiente le hace a Eva, demuestra que la conversación se daba dentro de una conversación basada en la confianza. En el momento certero Satanás, se dirige a la mujer ya que sabía que a través de ella podía llegar a Adán. En el momento que dejaron que sus mentes sean contaminadas con otra visión, la muerte ingreso y la relación del ser humano con su creador ceso de existir.

Y acá es donde esta la clave de lo que representa el pecado original. El comer el fruto se trata de haber acepta otra forma distinta de pensamiento a la de Nuestro Padre Celestial. Es la consecuencia de darle lugar al pecado, no es el pecado en sí.

El pecado original fue dejar a Dios de lado. Sacarlo del primer lugar de nuestra vida y darle lugar a otras voces, pensamientos, filosofías de vida y supuestas verdades. Cuando la primer pareja comió del fruto de está decisión ya era tarde y las presencias espirituales que castigarían nuestra vida por el resto de las generaciones ya habían ocupado un lugar. Por primera vez en la historia el ser humano tuvo una mente dividida entre la Verdad de Dios y las mentiras de Lucifer.

En la actualidad cada vez que aceptamos mentiras cómo verdades le estamos dando lugar a un sin fin de pensamientos y formas espirituales de maldad que nos gobiernen. Cuando buscamos el consejo en Dios y después lo buscamos en otros, estamos diciendo, tu consejo Señor no es suficiente, no me llena o no me satisface, voy a buscar a otro que si cumpla mis expectativas.

El primer mandamiento es: «Escucha, oh Israel, el SEÑOR es nuestro Dios, el SEÑOR uno es. Deuteronomio 6:4. También Jesús hace mención a esto en Marcos 12:29: Y Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, oh Israel, el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.

El primer amor no es un estado emocional. No se trata de pasar infinitas horas en la iglesia sumergidos en actividades. Tampoco encerrarse a orar las 24 horas del día y descuidar nuestras responsabilidades, familia, obligaciones, etc. No se encuentra en el momento en que lloramos arrepentidos delante de Dios. Tampoco se manifiesta en el activismo eclesiástico. Las muchas obras y demás. El primer amor es algo mucho más profundo. Es el momento en que entendimos que en nuestra vida, lo único, suficiente, necesario y quien merece toda nuestra atención es nuestro Padre Celestial. En ese punto en el cuál nos arrepentimos de corazón y ponemos a Dios en el centro de nuestra de vida nuevamente. En que dejamos de considerar otras formas de pensamiento como verdad, es que volvemos al primer amor.

Yo conozco tus obras, y tu trabajo, y tu paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y tienes paciencia, y has trabajado por mi nombre, y no has desfallecido. Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Apocalípsis 2:2-4

Todas las cosas buenas que podemos hacer sin la motivación o la actitud correcta son motivo para arrepentirnos. Podemos trabajar, soportar, tener paciencia, sufrir, etc. Pero si Dios no es el centro de nuestra vida, estamos disputando una eterna contienda entre nuestro propio yo con nuestras aspiraciones y los planes que Dios tiene para nosotros.

Es triste ver que en la actualidad muchas personas siguen el consejo de líderes que no tienen las cosas claras y guiándo a las personas lejos de la verdad comparten su tendencia al error. Siempre digo que no es culpa del líder sino de nuestra poca voluntad de profundizar en La Palabra de Dios y vida en el Espíritu Santo. Debemos tomar la decisión de cerrar nuestros oídos a nuestros propios criterios, tradiciones y pensamientos heredados que no están de acuerdo con la voluntad de Dios y comenzar a darle Nuestro Señor el lugar que le corresponde en el centro de nuestra vida, pensamientos, acciones y corazón ya que de eso se trata el regreso al primer amor.

1 pensamiento sobre “Regreso al primer amor y Pecado original

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *